martes, 14 de agosto de 2018

Budismo: "Los tres venenos".



Nota al margen del artículo. Gracias

Se que cuando hablo a mis alumnos o escribo acerca de lo que se me ha enseñado y practico, no son muchos los que muestran interés en estos temas tan trascendentes para nuestra condición humana. Algunos preferirían, quizás, solo mover sus cuerpo cual máquinas y, a lo sumo, sentirse algo relajados para luego, continuar con sus vidas como hasta ahora pero, y sin faltar el respeto a nadie, nada de esto impedirá que prosiga con la predica y la práctica pues,  esa, es mi naturaleza y propósito en esta vida que ahora late en mi, dirigida a quienes el corazón los llama para que aprendan a escucharlo y conocerse. Por lo tanto, si no es por aquí que desean transitar, muy bien, háganlo por donde así lo sientan y sean felices. Gassho
Ahora los dejo con el artículo. Gracias

Desde la perspectiva budista, los males de nuestra sociedad nacen de las tres raíces del mal. Este interesante tema es tratado en nuestro siguiente artículo.

¿Cuál es la causa de los males que nos asaltan durante la vida? ¿Por qué hay tantos sufrimientos y desagrados? Según las enseñanzas budistas todo sufrimiento proviene de las “tres raíces del mal”: el odio, la codicia y la ignorancia. Esta enseñanza parece demasiado simplista pero si la estudiamos a fondo nos daremos cuenta de su profundidad. Se puede decir que todos los males dentro de nuestras vidas privadas y la sociedad en general se derivan de las tres raíces.

Las raíces del mal surgen del sentido del ego, es decir la sensación de tener un “yo” fijo y separado de los demás. El Buda siempre enfatizó que realmente no hay nada inmutable dentro de nosotros: el cuerpo, los estados de animo, la personalidad, todos los elementos de nuestro ser son fluidos, cambiantes y perecederos. Sin embargo no solemos hacer caso a todo esto. Sabemos que somos perecederos pero vivimos como si fuéramos inmortales. Del ego buscamos la sensación de seguridad pensando que es un refugio de permanencia. Ahora veremos como surgen las raíces del mal como consecuencia de esta forma equivocada de percibir el ego.

El odio surge cuando encontramos cosas que amenacen nuestro sentido de yo, perturbando la seguridad que esperamos. Al contacto con estas cosas reaccionamos con rechazo y odio. Ejemplos de las cosas que pueden provocar esta reacción son: alguien con creencias diferentes a las nuestras (de un partido político diferente o de una religión diferente) o alguien que nos critica (con o sin justificación). Esta reacción de rechazo puede ser muy fuerte, el caso del racismo es un ejemplo de esta tendencia o puede ser muy leve, por ejemplo al recibir una comida que nos disgusta.

La avaricia es el opuesto del odio. Realmente “avaricia” no es una buena traducción de la palabra original hindú “lobha”, aunque sea la más común. Más bien quiere decir algo como “deseo neurótico”. Es el deseo de aferrarnos a cosas que apoyan la sensación de tener un “yo” duradero. Estas “cosas” pueden ser materiales, tales como una casa cómoda o un carro. También nos aferramos a cosas no materiales como un estatus social el cual aparenta brindarnos una identidad “yoísta” más definida. Con frecuencia las parejas también son objetos de nuestro apego neurótico. Parece que todo va bien hasta que perdimos el objeto que deseamos… de repente perdimos lo que mantenía la sensación de seguridad y permanencia.


La última raíz del mal es la ignorancia. En el Budismo “ignorancia” no quiere decir la falta de conocimientos o de una buena formación intelectual. Es una ignorancia espiritual… un estado de no reconocer la realidad de las cosas. No es pasiva sino activa, no queremos reconocer la verdad, LAS COSAS COMO SON es decir, impermanentes e interdependientes, como el avestruz que esconde su cabeza en la arena en lugar de enfrentar la verdad. Vivimos así: no queremos enfrentar las cosas que demuestran que el ego es efímero. Un escritor acerca del Budismo describió la Iluminación como “la sabiduría de la inseguridad”… en lugar de luchar en contra de la inseguridad inherente en la vida, la aceptamos y vivimos en armonía con ella.

Es relativamente fácil reconocer las tres raíces en nuestras vidas y dentro de la sociedad… todo el mundo habla de la inseguridad en la calle o de los banqueros y políticos corruptos. ¿Pero que podemos hacer para cambiar las cosas? El primer paso es reconocer que cada uno de nosotros tenemos las raíces adentro. Es muy fácil echar la culpa afuera y no hacer nada nosotros mismos. Nadie puede cambiar lo que hay dentro de otro. Una vez que asumimos la responsabilidad por nuestros estados mentales, necesitamos tomar medidas para superar las raíces del mal. En el Budismo hay dos herramientas para ayudarnos con esta tarea: primero la ética y después la meditación. La ética budista consiste en algunas pautas para examinar nuestro comportamiento y darnos cuenta de la influencia de las raíces. La meditación es la forma más directa de trabajar con la mente. Con ella podemos transformar las profundidades de la consciencia, purificando nuestros estados mentales y eliminar las raíces del mal.

Cuando uno está logrando superar las raíces en su propia vida, ya puede ayudar a otros hacer lo mismo. Si más personas trabajan para superar las raíces del mal en sus vidas, la sociedad sería transformada.Budismo: Los tres venenos y sus antídotos

Con sabiduría se disuelve la ignorancia

Con la comprensión y la compasión, se elimina el odio

Con la ecuanimidad, se corta la avaricia, los apegos y el deseo irrefrenable de poseérlo todo.

La meditación es la práctica a través de la cual todo esto es posible comprenderlo, vivirlo y transmitirlo correctamente

Texto extraído del libro “Vajranatha”.

Publicado por Claudio

sábado, 4 de agosto de 2018

Los sonidos del silencio





Los sonidos del silencio
Las luces de la oscuridad.
La quietud, del movimiento

El despertar de golpe, al golpe de un madero.
La somnolencia del divertimento.
La muerte viva.
La vida muerte, inmediatamente.

El vuelo del ser, hacia las raíces del cielo
empapado de barro y fuego.

¿Cuanto hace, que no estás con vos en tu más absoluta presencia eterna y vacía?

Shodo Rios

Este video es para todos y especialmente, para aquellos que ya están pasando por aquí. Por esta experiencia y recuerden, mis alumnos, cuando les he dicho: "es un momento trascendente y maravilloso, aunque así, no lo parezca"

De estas experiencias, basadas en un profundo amor y convicción, surgen los textos y reflexiones de este blog. Gassho

Claudio Daniel Rios



jueves, 2 de agosto de 2018

Zazen, ahora 8

Reflexiones breves





Me preguntan: ¿Puedo practicar meditación, para calmar la mente?
Y contesto. No. Practica meditación, para comprender por qué la mente está alterada.


Comentario. El ser humano no comprende, que lo que hace cotidianamente, es sólo distraerse, huir de sí mismo y de lo que ES. Mientras no aprendamos a observar lo que ES, lo que sucede y sus muchas causas, jamás se hallara calma mental; sólo se estará entreteniendo y evadiendo, sin importar a través de que actividad política, religiosa o de cualquier orden, se haga.
Sin calma mental, no cambiará jamás el caos y la violencia social pues, nosotros somos y hacemos, la sociedad.

Shodo Rios

martes, 31 de julio de 2018

Zazen, ahora 7

Reflexiones breves







Idiotizados en ideales e idolatrías, no logramos ver que la flor no es bella por su forma y color sino, por su fragilidad, de la que emana lo que la vuelve contundente, la vida.


Comentario: Ocupamos tanto tiempo en depositar nuestras esperanzas en ídolos o "salvadores", que cuando estos, por su propia naturaleza humana evidencian sus carencias y miserias, lo que termina por indignarnos, no es tanto su frágil condición sino, la nuestra. Esa vulnerabilidad de la que buscamos escapar pero, huyendo hacia adelante.

Recordemos que Jesús y Buda, fueron muy claros al respecto: "No vinieron para que se los adorase ni a salvarnos sino, a que aprendiésemos a SANARNOS:

Shodo Rios

sábado, 28 de julio de 2018

Zazen, ahora 6

Reflexiones breves:




Cuando tira la sangre, se derrama sangre por odio.
Cuando tira el alma, se mata el sí mismo por codicia.
Cuando tira el cuerpo, se parte, de pura ignorancia.

¿Por qué es así que sucede?
Porque  se sabe mucho de tirar y nada de soltar. Mucho de arremeter y poco, de amar.

Comentario: Cuando sobreviene la negligencia o el sobre esfuerzo, se acrecienta el ego y es así, que los tres venenos prevalecen y se manifiestan en múltiples formas.
Sin embargo, a través de la práctica asidua de zazen, se puede ir aprendiendo a cultivar los antídotos para esos tres venenos que son, la compasión, el desapego y la sabiduría. 

Shodo Rios

jueves, 26 de julio de 2018

Zazen, ahora 5

Reflexiones breves





"El único lugar certero donde depositar la confianza, es la transitoriedad de todo cuanto ahora, justo ahora, está sucediendo y dejara de suceder".

Comentario: La mayor ignorancia del ser humano, es no tener consciencia de que somos impermanentes, interdependientes y sin sustancia propia. Cuando alcanzamos a comprender estas condiciones naturales y nos dejamos vivir por ellas, el sufrimiento y sus múltiples consecuencias, cesan.

Shodo Rios