jueves, 15 de septiembre de 2016

La quietud

"Quien busca la quietud, solo encontrara movimiento"...





La quietud que se fuerza, no será la quietud que permita encontrar al "ser" que ya somos por que si hay quietud, también habrá movimiento por lo cual, si esto no se comprende, engendraremos, división, resistencia y lucha.

Estas palabras me surgieron al leer el hexagrama 52 del libro de las mutaciones, I ching, "El aquietamiento, la montaña"y las vincule con nuestra práctica de zazen pues, la montaña simboliza la espalda mencionando que, cuando la columna está aquietada y las raíces nerviosas que transmiten el movimiento relajadas, se detiene así, toda perturbación y barullo mental.

Al practicar zazen y colocar la columna vertebral en su sitio esto es, sostenida sobre sí misma y sin rigidez, el estado de serenidad interior favorecerá una relación diferente con el exterior es decir, con nuestro mundo inmediato. Sito palabras del hexagrama: "El hombre aquietado en su intimidad, ya no verá en él la lucha y el torbellino de los seres individuales, y sera dueño de la verdadera quietud necesaria para comprender las grandes leyes del acontecer universal y el modo de actuar como corresponde" Entonces, cuando llegue el tiempo de moverse, nos moveremos y, cuando la hora marque aquietarse, haremos zazen.

Claudio Daniel Rios

3 comentarios: